Fertilidad

fertilidad2Decidir tener el primer hijo es uno de los pasos más importantes en la vida de la pareja. De pronto, ella se interesa por los niños, se fija en la ropa de bebés que se exhiben en las tiendas y en las “gracias” que hacen los hijos de sus amigas. Y él, juega con cada niño que le sale al paso. Los pasea sobre su espalda y hasta los sienta en el volante para que ellos crean que saben manejar.
Es hora de “ponerse en campaña”, como dicen las mamás y las abuelas, quienes probablemente desde el matrimonio insisten en que la pareja aporte con un miembro más para la familia.
Pero lo que las familias no saben es que para lograr quedar embarazada se requiere algo más que amor y dedicación, factores que a veces se desconoce. La infertilidad es una de las patologías que afecta a mas del 15% de las parejas en edad reproductiva, la misma que posterga el sueño de SER PADRES.
A continuación información valiosa que les permitirá poder estar bien informados sobre este tema.

¿Qué es la fertilidad?

Una pareja es considerada infértil cuando no logra una gestación tras un año de tener relaciones sexuales sin utilizar algún método anticonceptivo.

Tradicionalmente se asocia el fracaso en el logro de un embarazo a problemas de la mujer, pero las causas masculinas de infertilidad son tan frecuentes como las femeninas. Así, un tercio de los casos de infertilidad pueden ser atribuidos a factores del hombre y un tercio a dificultades que afectan a la mujer. El porcentaje restante se atribuye a una combinación de problemas de ambos u origen inexplicado, como los contaminantes ambientales y el estrés del quehacer diario.
Los especialistas en fecundación asistida aseguran que la mayor capacidad de fecundación en la mujer se produce entre los 20 y 25 años, mientras que en el hombre, a los 30 años. Por ello recomiendan a las parejas no postergar la maternidad y consultar a un especialista cuando el problema de infertilidad es de larga data.

Estudios básicos para detectar la infertilidad en la pareja:

  1. Análisis de semen
  2. Comprobación de ovulación: a través de un seguimiento ecográfico del ciclo y de la medición hormonal de progesterona.
  3. Prueba de normalidad uterina y permeabilidad: de las trompas de Falopio (histerosalpingografía).
  4. Laparoscopía e histeroscopía: para visualizar la cavidad abdominal y del útero y ovario. La histeroscopía se realiza por medio de fibra óptica.
  5. Exámenes de función ovárica; se aplican en caso de ausencia o disfunción de la ovulación.

Factores de infertilidad

Factor Femenino:

Dentro de los problemas de fertilidad por causa femenina destacan la infección por Clamydia lo que produce deformación y obstrucción de las trompas de Falopio, la endometriosis (presencia irregular de las células que revisten el interior del útero en la región pélvica, ovarios, trompas, parte externa del útero, etc.) y que impiden un normal desarrollo del ciclo reproductivo femenino, obstrucción tubaria que produce bloqueo del paso del óvulo desde las trompas hacia la cavidad uterina, moco cervical poco receptivo, etc.

Estos problemas son tan sólo una pequeña recopilación de las condiciones patológicas o físicas que pueden provocar en una mujer problemas de fertilidad.

Factor Masculino:

El factor más común de infertilidad masculina es la disminución en la concentración, movilidad o número de espermatozoides (azoospermia, oligospermia), por problemas de descenso de los testículos, infecciones, varicocele o causas desconocidas.

Ante estos problemas, condiciones fisiológicas o físicas, que causan problemas de fertilidad, ) la Clínica Miraflores brinda una serie de tratamientos médicos dirigidos a contribuir con la pareja para que logre el anhelado sueño de SER PADRES.

Factor Edad:

Otro de los factores que influye al momento de querer concebir un hijo es el hecho de que la mayor capacidad de fecundación en la mujer se produce entre los 20 y 25 años, mientras que en el hombre, a los 30 años.

Así, después de los 25 años, la fertilidad femenina disminuye progresivamente, y ya cerca de los 40 años aumenta la posibilidad de que la madre embarazada desarrolle complicaciones como la hipertensión, por ejemplo.

Por ello, los especialistas estiman que es posible que si él y/o ella tienen más de esa edad, pueden tardar algo más que el común de las parejas. Por ello, recomiendan no postergar la maternidad y consultar a un especialista, cuando estimen que han intentado lo suficiente.

El especialista señala que un criterio adecuado para considerar visitar un especialista es el tiempo: si durante un año han buscado embarazarse y no lo han conseguido podría ser conveniente consultar. Otro criterio es la historia médica de cada cónyuge: si hay operaciones o enfermedades endocrinológicas presentes, es bueno consultar antes.

Eso sí, estos datos son referenciales, por lo que la pareja no debe alarmarse si está en los “treinta y tantos” y piensa tener un hijo. Recuerden que hoy la mayoría de los hombres y mujeres, dedica su juventud a estudiar y a estabilizarse laboralmente, para luego formar una familia. Y gran parte lo logra. ¡Ánimo!